logo_cose

Más del 67% del territorio forestal en nuestro país es de propiedad privada.Los propietarios forestal e s han gestionado generación tras generación el territorio, han conservado la biodiversidad, mucho antes de que términos como “sostenibilidad” o “biodiversidad” se generalizaran, antes incluso de que la sociedad reconociese la necesidad de conservar el medio, como legado de esta gestión hemos heredado el paisaje natural que nos encontramos en la actualidad. No sorprende, por tanto, que casi el 70% de la Red Natura se encuentre situada en terrenos forestales privados. 

Los propietarios forestales no necesitan, por tanto, posicionarse a favor o en contra de una red creada para conservar valores que existen gracias a la gestión que ellos han llevado a cabo. A continuación se presenta en líneas generales las características específicas de la propiedad forestal privada, eliminando los falsos estereotipos que prevalecen en la actualidad sobre la propiedad, al mismo tiempo que fundamentan la exigencia de los propietarios a ser tenidos en cuenta para el desarrollo de la red y no ser, por el contrario, perjudicados por los mismos valores que han mantenido hasta la actualidad.

 

¿Quiénes son los propietarios forestales?

Los propietarios forestales representan un número muy elevado de ciudadanos, se calcula que cerca de 2 millones de personas, con una incidencia directa y real en un alto porcentaje de la superficie forestal nacional y como tal deben ser tenidos en cuenta. En general, los propietarios forestales son habitantes de las zonas rurales (y sus herederos), lejos de la idea generalizada de propietarios con fincas de gran tamaño.

Los propietarios forestales son los que primero y más directamente se responsabilizan de la gestión sostenible ambiental y económica de los terrenos forestales, este aspecto se reconoce en la ley 43/2003 de Montes, en la cual se específica, así mismo, que los titulares son los propietarios de los de los recursos forestales producidos en su monte.

pinar_de_los_belgas

 

Los propietarios forestales y la red Natura

En la situación actual y debido a una falta de planificación por parte de las administraciones, así como la nula participación de los agentes sociales involucrados, los propietarios se sienten víctimas de la red Natura, esto se debe a los siguientes factores:

-       En la actualidad las zonas red Natura carecen de planes de gestión. Lo que implica la aplicación de medidas preventivas, en muchos casos arbitrarias y carentes de planificación.

-         Los propietarios forestales se oponen al establecimiento y aplicación de medidas preventivas excesivas e infundadas. La red Natura se encuentra mayoritariamente en terrenos privados lo que sin duda avala su gestión, tanto actual como históricamente, es evidente que los valores objeto de conservación han llegado a nosotros gracias a la labor de los propietarios, que han mantenido las áreas forestales por tradición y arraigo a la tierra, pese a representar, en la mayor parte de los casos, pérdidas económicas.

-         Debe tenerse en cuenta que los titulares de los montes son los propietarios de los territorios en los que se encuentra situada la red y por tanto de la propia red. Por este motivo, los propietarios consideran legítima y necesaria su participación directa en la puesta en marcha, funcionamiento y gestión de la red en sus terrenos, así como en la elaboración de los Planes de Gestión.

-         No existe una información clara sobre los derechos y deberes que implica la inclusión en la red.

 

Necesidades de la Red Natura 2000 en terrenos forestales privados

Los propietarios forestales solicitan:

-         Una participación directa de los propietarios en la puesta en marcha y gestión de la red. Este aspecto es fundamental para la consecución de los objetivos que la propia Red prevé.

-         Debe reconocerse el elevado valor social y ambiental que los propietarios generan con el mantenimiento de esta red.

Cada vez están más ampliamente reconocidas las externalidades positivas, generadas por el sector forestal, regulación del ciclo hidrológico, sustento de biodiversidad, equilibrio del ciclo del carbono, control de procesos erosivos, son sólo un ejemplo. Sin embargo, estos valores son apenas reconocidos económica y socialmente. Por el contrario, los propietarios forestales tienen que soportar los costes de su generación y son puestos a disposición de toda la sociedad.

-         Debe evitarse el efecto contraproducente que implica la gestión del territorio sin la participación de los propietarios

-         Los valores específicos que han motivado el establecimiento de la red han sido conservados hasta el momento por los propietarios, una gestión restrictiva a espaldas de los mismos puede en muchos casos significar un retroceso en esta conciencia puesto que los propietarios se sienten en muchos casos agraviados por los mismos valores que hasta ahora han mantenido.

-         Deben establecerse recursos económicos específicos para la gestión y mantenimiento de la red. De tal forma que no suponga un coste económico para los propietarios, sino un valor añadido.

* La falta de implicación que en algunos casos se da se debe fundamentalmente a la falta de recursos y es en este punto en el que hay que incidir. Esta es la auténtica amenaza para la biodiversidad.

* Debe realizarse un conservacionismo activo. Desde Europa la RN2000 no trata de implantar reservas integrales sino fomentar las actividades tradicionales que logran la conservación.

* El corto plazo debido a la urgencia para cumplir la RN2000 con la UE, La falta de planes técnicos específicos para la conservación de cada zona y la falta de inversiones, está llevando a un conservacionismo mediante políticas restrictivas pasivas. El “no hacer nada” no es una práctica recomendable en montes tan antropizados y con riesgo de incendios como los nuestros. Es necesario impulsar una gestión activa.

    •           -         Principio de base: Compromiso mutuo.

* Necesidad de Acuerdos claros Previos para la implantación de las ZEC

* Las restricciones a usos deben ser sustentadas en bases sólidas

* Las limitaciones deben se sufragadas por todos los beneficiarios: sociedad/fondos públicos

-         La superficie declarada es enorme. El 40,6% del territorio forestal arbolado es espacio protegido y para su sostenibilidad debe implantarse con actuaciones poco intensivas y poco restrictivas.

-         La Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres y en la que se sustenta las ZEC establece en su Art 2.3. Las medidas que se adopten con arreglo a la presente Directiva tendrán en cuenta las exigencias económicas, sociales y culturales, así como las particularidades regionales y locales. A pesar de esto, la mayoría de los planes de gestión de espacios protegidos carecen de una asignación presupuestaria o financiación. RN2000 carece de fondos, por lo que se está barajando utilizar la redistribución de fondos al desarrollo rural (eliminando otras partidas de fomento) en lugar de ser fondos adicionales.

 

La conservación no es “no tocar” sino “tocar correctamente”.

La gestión forestal integral asegura ese objetivo, y el uso de los productos procedentes de los montes no sólo hacen pervivir las formas de vida y tradiciones de las poblaciones rurales sino también contribuyen, como siempre lo han hecho, a mejorar la calidad de vida, la economía y el medio ambiente global. 

La apuesta es clara, conservar gestionando y generando riqueza.”

 

COSE. Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España

14-11-2011

Comentarios
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!